jueves, 25 de noviembre de 2010

LA BESTIA JAPONESA


NISSAN no es precisamente una marca de ensueño. Compararla con las vacas sagradas del automovilismo (Ferrari, Porsche, etc.) parecería un sacrilegio. Además siempre se ha caracterizado por su especialidad en los Todo Terreno, con los que ha conseguido brillantez y éxito, colocándose como uno de los fabricantes referentes en dicho segmento. Lo que muchos no saben es que NISSAN goza de un elevado prestigio en su país de origen por sus deportivos, y es que el fabricante japonés siempre ha brindado creaciones de lo más exquisitas que, lamentablemente, nunca llegaron a pisar suelo europeo.
La obra cumbre de esa saga llegó hace un par de años. Los japoneses se propusieron crear un automóvil deportivo que tratara de tú a tú a los purasangres más sofisticados y afamados de Europa... y lo consiguieron. El NISSAN GTR se marcó como objetivo batir al Porsche 911 en su propio terreno y país: El circuito de Nurburgring Nordschleife. EL día de su presentación mundial, una pantalla gigante mostraba las evoluciones del deportivo nipón en el infierno verde. De manera constante aparecía el tiempo logrado por el coche germano, 7 minutos y 40 segundos. El GTR paró el crono un segundo y medio antes. "Mission accomplished".
Y es que las cualidades dinámicas de esta maravilla están al máximo nivel. Sus 6 cilindros generan 480 CV, repartiendo par a las cuatro ruedas motrices y ofreciendo multitud de reglajes tanto de suspensión, diferenciales y gestión de motor.
En cuanto al diseño, cada ángulo revela cuál es su país de origen. Parece sacado de un "manga". Esas líneas y aristas dotan al GTR de una personalidad incuestionable, sin entrar en lo hortera. Ninguna exageración, tan habitual en el país del sol naciente, pero sí una presencia innegable con denominación de origen.
Por eso, el día que el garaje de mis sueños se haga realidad y me apetezca soltar algo de adrenalina, bien podré elegir entre los Ferrari o Porsche de siempre... o esta maravilla de NISSAN.

No hay comentarios: