martes, 23 de noviembre de 2010

DINERO Y AMIGOS


Cuando hace unos años se anunciaba a bombo y platillo que España tendría dos grandes premios de F1, me sentí culpable por tener recelo de que semejante noticia escondía algo "impuro". Cuando me enteré que esa segunda carrera era Valencia, que iban a construir un circuito urbano (teniendo ya el de Cheste, totalmente homologado y capaz de albergar dicho evento) y que detrás estaba el Camps, la Barberá, el Agag, Aznar y todo un séquito de peperos con colmillos ávidos de sangre, unas elecciones autonómicas en ciernes que el propio Ecclestone usó para ayudar a sus amiguetes condicionando el sí o el no de la celebración de su circo allí, llegué a la conclusión de que muy por encima de los intereses deportivos, existía un pelotazo de dimensiones estratosféricas. Dicho pelotazo fue confirmado cuando en pleno caso Gürtel salieron afirmaciones del propio Correa, frotándose las manos con el estacazo que iban a pegar él y los de su calaña con el proyecto de marras.
Hoy me entero de que Camps está rogando a Bernie Ecclestone que le borre su carrera del calendario. Y es que hay cosas que no se pueden esconder. Las cuentas no cuadran ni en una película de ciencia ficción, ya que el canon que cobra Bernie es de 18 millonazos por año, más otros 12 de gastos de organización. Por contrato, el circuito no puede explotar la publicidad ni los derechos televisivos (todos son gestionados por la FOM, o sea, Bernie), con lo que sólo se recauda lo que quedaba en la caja por las entradas y los bocatas, unos 10 milloncejos. Total, 20 millones de euros de pérdidas, más lo que ya han pagado los valencianos (y lo que les queda) de la construcción del propio circuito.
Claro, como en todos lo órdenes de la vida, los amiguitos dejan de serlo cuando hay pasta por el medio. Aquellos arrumacos y abrazos entre Camps y Bernie Ecclestone, jurándose amor enterno con el celestinaje de Aznar y su yernazo han pasado a la historia y el sagaz dueño de la F1 le ha dicho que nones, que la carrerita se celebra y que la pastuqui no te la perdono, "my friend".
Personalmente, opino que la desaparición de esa carrera es positiva para todos. Deportivamente no aportaba nada; El circuito es insulso, sin personalidad ni atractivo, como casi todos los de reciente creación, el público no respondió ya que la tradición del deporte automovilístico aquí es la que es. Las carreras han sido aburridas y sólo quedará para el recuerdo el hostión de Mark Webber de este año. Puede que los valencianos tengan la culpa, pues haga lo que haga el PP por aquellas tierras es comunión para ellos; aún con todo, me fastidia que siempre sean los mismos los que pagan estos desfalcos y que los jetas que se llenaron los bolsillos sigan contando los billetes y descojonándose de todo cristo.
Por el bien de la F1 y del sentido común, espero que el Valencia Street Circuit desaparezca del mapa. Ya de paso, que sirva de lección y que algún valenciano abra los ojos de una vez.

4 comentarios:

Sonix dijo...

En todos los sitios cuecen habas, pero de todos modos, no me explico qué pasa en Valencia, es impresionante en el mal sentido...

alcorze dijo...

Pues ellos verán. De todas formas en este pais que se ha instalado la cultura del "y tú más" supongo que allí prefieren que les roben los del PP antes que ver a los socialistas u otros. Para gustos los colores.

A mí no me gusta ninguno.

Angelillo dijo...

Es lo que dice Alcorze, ¿acaso tienen alternativas? Del PSOE de Valencia lo único que conozco es el caso de los padres de la Pajín, es decir, susto o muerte.

Habrá que ver si en las próximas elecciones catalanas hay una fuerte abstención. Seguramente los políticos harán su valoración: mientras esté en el poder, me da igual que me voten 3 que 3.000.

Además estos partidos políticos tienen una ética totalmente relajada. Como decía Groucho Marx "estos son mis principios, si no le gustan tengo otros". Si el PP lo viera desde fuera dirían que la F1 es un despilfarro propio de gobiernos socialistas. Ahora el PSOE de Madrid critica a Gallardón por llenar Madrid de obras y dejar las arcas vacías, y se olvidan del Plan E que ha hecho exactamente lo mismo. ¿Ideología? La ideología de los políticos es la misma: demagogia barata. Y tú más.

Ahora el señor Camps está protegido por el partido. El PP se olvida que criticó al PSOE cuando mandaban autobuses a ver a Barrionuevo a la cárcel. Doble moral. Unos meten corruptos en sus listas, otros ponen de ministra de sanidad a alguien que cree en curanderos y pulseras milagrosas.

Ese es el problema, no hay alternativas. Me lo planteaba yo en un post, necesitamos más partidos, competencia, que la gente deje de votar a los dos grandes. Es como la liga, si sólo juegan Barça y Madrid, los campos se vacían, las televisiones pierden dinero y todos salen perdiendo. Se necesita que IU resurja (aunque no me caigan nada bien, sobre todo por mi caso personal con ellos), que UPyD gane muchos votos, que salga algún partido de centro moderado.

Mr. Le Mans dijo...

Totalmente de acuerdo con los tres, especialmente con el planteamiento de Angelillo. en España todo es blanco o negro, pp o psoe, Madrid o Barcelona, o conmigo o contra mí. Parece que no hay lugar a terceros y eso es un cáncer que nos debilita poco a poco, consiguiendo que la pasividad o la apatía se apoderen de nosotros.