lunes, 4 de octubre de 2010

MAMÍFEROS Y MAMÍFERAS

Cuando me levanto por la mañana, suelo seguir un proceso casi militarizado, condicionado completamente por un estado catatónico que no desaparece hasta bien pasada casi media hora. Durante esos momentos, mi capacidad de atención está severamente mermada, así como mi estado mental y mi capacidad de reacción. Hoy, toda esa catatonia generalizada se ha visto sobresaltada. Suelo tener la radio encendida con noticias locales, y en una de ellas empiezan a informar de una asociación de gente que lucha por la lactancia. No sé qué enemigos tendrá la lactancia, o qué tendrán que reivindicar. Es más, no tenía ni pajolera idea de que dar la teta a un bebé tenía un poder asociativo y que haya gente que se junte alrededor de dicho tema. Imagino que algún día saldrá alguien en defensa de los soldaditos de plomo, o una asociación que reivindique las maravillas de miccionar en el campo, por ejemplo. Hasta ahí nada de particular, pero el momento del sobresalto mañanero ha sido cuando oigo hablar a la portavoz del susodicho colectivo presentando al ser humano como "mamíferos y mamíferas". Ante tal exposición mi atención se ha quedado en blanco (recordemos mi estado durante esa media hora), ya que mi maltrecha neurona estaba tratando de procesar esa terminología. Ignoraba, pobre de mí, que había que distinguir entre mamíferos y mamíferas cuando jamás lo había hecho. Y lo que reafirma mi equivocación (hasta hoy, claro) es que lo dicen en la radio y una jefa de una asociación. Uff! Imagino que la separación de géneros a la hora de hablar y escribir es ya admitida por todos y todas, pasándose por el forro las indicaciones y normas de la Real Academia de la Lengua Española que, tras siglos de salvaguarda de nuestro idioma, opta por la economía y aglutina en el género masculino el término a la hora de generalizar.
Queda claro entonces, mamíferos y mamíferas, bípedos y bípedas: El ministerio de desigualdad sigue avanzando en su camino. Poco importa el sentido común y la lógica. Al menos los lactantes y las lactantas están protegidos del machismo que profesamos los que nos referimos a un grupo en masculino. Supongo que aprenderán que los lactantes tienen que ir al teto y las lactantes a la teta, ya se encargará la presidenta de la asociación ésta de dejarles bien clarito lo que hay.

2 comentarios:

alcorze dijo...

Yo desde que sé que ahora trabajo de oficinisto, y no como antes que estaba discriminado como oficinista me siento mucho mejor XDD

Por cierto, buen cambio de look!!!

Sonix dijo...

Buff, lo malo es que cuando una burrada y/o patada al diccionario se hace común y la utiliza mucha gente, la RAE la acepta en muchas ocasiones. Así, ya se han eliminado tildes, aceptado pseudo palabras y no sé cuantas cosas más.
Mamíferas... ¡madre mía, a dónde vamos a llegar!