jueves, 6 de mayo de 2010

¿QUIEN TIENE LA CULPA?


En las noticias de hoy ha aparecido algo estremecedor. Tres trabajadores de un banco griego han fallecido asfixiados al ser atacada su sucursal por los manifestantes que montaban la bulla en protesta por la dieta que se les viene encima. Una de las víctimas era una mujer embarazada.
¿Culpable o culpables?... vayamos por partes. Es evidente que el ser humano cuando se une a una manada y forma una turba se vuelve agresivo, inhibiendo su sentido de la responsabilidad y amparándose en el anonimato. Seguro que entremezclados en la manifa estarían los malnacidos que aprovechan cualquier concentración para crear disturbios, y al rebufo de éstos los que se contagian de la chispa violenta y se animan a participar en el destrozo. Luego todos los demás. Podríamos considerar culpable al que tiró el artefacto pirotécnico que incendió la sucursal (materialmente lo es y si lo pillan, a él le caerá el paquete), pero cualquiera que actuara agresivamente contra algo o alguien, ¿no es tan culpable como el primero?
Por otra parte, indagando sobre el asunto, resulta que la sucursal bancaria en cuestión estaba en el recorrido programado de la manifestación en un día de huelga general. Bueno... pues estaban abiertos, con dos cojones. Sabes la que se va a liar en tu calle, que la huelga general pone calentita a la gente, que la calentura máxima se va a liar en la puerta de tu negocio y, olé tus huevos, no cierras. ¿Quién es el responsable? ¿El Consejo de administración del banco?, ¿el director de la sucursal? ¿Con qué moral ese hijo de puta que tomó la decisión de abrir pone en riesgo la vida de sus empleados?¿Qué cojones había que hacer ese día que no pudiera esperar al día siguiente?... ¿dar un crédito a un autónomo que se va a la mierda, tal vez? Seguro que no. Me da a mí un tufillo a lo típico de estos casos: El trepa de turno que ya tiene su sucursal y se considera Dios obligando a sus currelas bajo coacción a trabajar ese día, con la tan recurrida amenaza de echarlos a la puta calle si no obedecen. Así se cuelga la medalla ante los jefazos dando una lección de arrojo y valentía, haciéndo méritos para un ascenso. ¿Culpable el banco? ¿el director del banco? ¿El consejo de administración?¿Los currelas que tenían una vocación suicida (la más descartable de las opciones)?
NO seré yo quien dé un veredicto y declare culpable a cualquiera de los protagonistas de esta dramática historia, pero... ¡ay si me dejaran!

5 comentarios:

Sonix dijo...

Ufff, estoy un poco desconectada del mundo (a propósito) porque no me había enterado de esta noticia.
Creo que llevas razón, aparte de los culpables evidentes, es decir, los que fueron como energúmenos a atacar todo lo que fuese susceptible de atacarse, o romper todo lo rompible... veo mucha irresponsabilidad por parte de quien fuera el responsable de que esa sucursal estuviera abierta. Seguramente desde la central no dieron la orden de cerrar, precisamente, y ahí está el problema. Y los pobres empleados seguramente fueron amenazados con a saber qué si no iban a trabajar... joder, vaya mierda toda la que estamos pasando. ¿Llegaremos algún día a estar como los griegos? No quiero ni pensarlo.

Angelillo dijo...

Dice el refrán "cuando las barbas de tu vecino veas pelar..."
Aquí vamos de cabeza al mismo agujero si no se ataja el problema de raíz. Pero atajar el problema (se gasta más de lo que se ingresa, BASTANTE MÁS) supone cortar el grifo a alguien, y eso es impopular. ¿Quién le pondrá el cascabel al gato? ¿A quién le quitan la subvención? ¿A quién le congelan el sueldo? ¿Qué Ministerio sobra?
Lo de Grecia es muy grave, y respecto a la culpabilidad, el jefe de sucursal fue un imprudente (y seguramente un negrero) por abrir ese día, puso en peligro a sus trabajadores, pero no hay que diluir la responsabilidad de los violentos.

Un saludo!

Santi dijo...

Para mí la culpa es única y exclusivamente del personaje que arrojó el artefacto pirotécnico. Sin más.
Esto es, valgan las comparaciones, como echar la culpa a los fabricantes de coches de un accidente de un fulano porque su automóvil alcanzaba los 220km/h y que se ha salido de la carretera y se ha matado ó como decir que han violado a una mujer porque era muy guapa y llevaba minifalda....

alcorze dijo...

La culpa real es del que tiró el petardo pero culpables en general y a título moral son todos aquellos que nombras. En realidad estas situaciones son una puta mierda.

Tani dijo...

Que noticia tan fuerte. Es que está probado que una multitud enardecida es capaz de todo, como siempre no hay un solo culpable, sino una serie de hechos que al unirse desencadenan en algo bárbaro.
Un beso amigo