martes, 30 de junio de 2009

EL TIBURÓN


Por muy profano que uno sea con el tema de los coches, es inevitable girar el cuello cuando se cruza uno en tu camino. El CITROEN DS es de esos referentes que el siglo XX a adoptado como propio, no sólo en el ámbito de la automoción, sino como algo social, cultural o incluso científico. Todo ésto son conclusiones y apreciaciones propias, pero no creo que haya muchos en desacuerdo. Si nos ponemos en el año 1955 en su presentación mundial y miramos a nuestro alrededor, nos damos cuenta de que esta fabulosa máquina es un regalo del futuro tanto en aspecto como en tecnología ( y así se demostró hasta que vida comercial expiró a mitad de los 70). Más aún si comprobamos in situ el gran golpe que supuso el sistema de suspensión hidro-neumática. De ahí que me moje y diga que para mí es un hito de tecnología. Si estudiamos la repercusión social, es inevitable que aparezca alguno en cualquier foto de esos más de 20 años o, simplemente en nuestro recuerdo. Todos lo conocemos. Todos sabemos qué coche es ése y a más de uno nos sigue sorprendiendo, por lo que creo que nunca dejaré de admirarlo.

4 comentarios:

estresato dijo...

Me encanta ese coche!!! Una pregunta Mr. Le Mans si la sabes, ¿cuánto de dificil es conseguir uno de éstos y cuál es su precio?

Santi dijo...

A mí siempre me han gustado los descapotables, aunque nunca he montado en uno. Mr. Le Mans, ya recomendarás alguno.

Mr. Le Mans dijo...

Cojo el guante, Santi!. Al hilo de tu pregunta, Estresato, es muy relativo. Difícil no es, pero todo va en función del estado del coche y de la época a la que pertenece. Si buscas uno restaurado o con poco que arreglar en él, seguro que de 10000 euros no baja. A partir de ahí, si el coche está por restaurar, si no está la documentación en regla o hay que hacerle algo ( a casi todos los clásicos hay que hacerles algo) la cosa se va indefiniendo y ya depende de quien lo venda.
Muy importante con el tema de los clásicos: un coche así es un pozo sin fondo. Siempre estarás metiendo pasta en él y siempre que salgas con él te arriesgas a no llegar, pero el encanto que tiene andar en un bicho de éstos es incomparable.

angelillo dijo...

Mr. LeMans, el mío tiene más de 20 años, también es un clásico, jajaja, y tienes razón en lo de que es un pozo sin fondo.
Bromas aparte, este coche me recuerda a películas antiguas. ¿En qué películas sale? ¿Te suena?