miércoles, 25 de febrero de 2009

ARTE


Es de los poquitos, poquitos que no he tenido la gran suerte de ver en vivo y en directo. tan solo lo he podido admirar en fotografías, documentales, nunca en la realidad. Estoy seguro que si algún día sucede y me cruzo con alguna de las 600 unidades que Ferrari fabricó del 330 GTC entre 1965 y 1968, mi corazón se acelerará al ritmo de sus 300 Cv generados con su motor de 3.967 cc. de 12 cilindros.
Qué dificil resulta describir la elegancia o la admiración por una obra creada por el ser humano. Por suerte, en diversos lugares del mundo, rodarán los que queden de esas 600 obras de arte y alguien podría toparse con alguno de ellos. Si soy yo el afortunado, podría comparar la circunstancia como si un enamorado de la pintura encontrara un Picasso, un Matisse o un Van Gogh.
Gracias Ferrari!. Al menos, en la historia de la humanidad, ha habido alguien que ha creado sueños, belleza, ilusión y arte.

No hay comentarios: