miércoles, 30 de julio de 2008

IGUALICOS, IGUALICOS!


Ahí está. Más y más trabajo para mejorar el día a día de los vascos. Cómo se esfuerza este Lehendakari, por Dios! Y es que ahí donde puede encontrar un jardincito donde justificar sus ansias nacionalistas, ahí que irá.


La reunión fue con un lama tibetano y se trataba de establecer los paralelismos entre los dos colectivos. Y bueno, nada más paralelo y parecido en el mundo que el caso tibetano y el vasco. Vamos... dos goticas de agua!:


- China invadió violentamente el Tíbet en el año 1959, aniquilando a un millón de tibetanos y estableciendo una represión política que dura hasta hoy, de esas que tanto gustan a las dictaduras sean de izquierdas o de derechas.

- La extensión del Tíbet es como cinco o seis veces España.

- China colonizó con más de 8 millones de personas su nueva adquisición territorial, superando en población a la autóctona, que tras la escabechina ascendía a unos 6 millones.

- El Tíbet siempre había sido un territorio independiente, SIEMPRE. Como es natural, a lo largo de su historia ha habido guerras, paces, acuerdos, tiranteces, respetos, deslealtades, etc. con sus vecinos los chinos. Siempre ha habido una distinción entre los dos "grandes países" ( así se denominaban entre ellos en las épocas de respeto mutuo), especialmente en periodos de la época imperial China.

- También (y en esto no estoy muy puesto) creo que como etnia, también los tibetanos se distinguen de los chinos.

- Los tibetanos piden una negociación con el actual gobierno chino para obtener lo que aquí se podría denominar como un régimen de autonomía, asumiendo las competencias básicas y, a su vez, formando parte del estado Chino (al menos esa es la postura que defendía el lama éste que se reunió con el Ibarretxe).

- La cultura tibetana se basa en la paz...

- etc., etc.


En cuanto a los paralelismos... pues que cada cual saque sus conclusiones.


-

No hay comentarios: