jueves, 15 de mayo de 2008

LA GRANDEZA DEL FÚTBOL


Este próximo domingo mi querido Real Zaragoza se juega su ser o no ser en el mundo del fútbol. Si ganamos, nos quedamos en primera división que es donde nos corresponde, pero si no... alguien me tendrá que explicar cómo mantenemos el Zaragoza más caro de la historia y una deuda muchimillonaria desde segunda división. "Uséase"... puede que nuestro equipo desaparezca como en su día el Oviedo, el Málaga, el Burgos, etc. y nos manden a regional o vaya usted a saber. Pero ahí estaremos!, si mi equipo está en segunda, tercera o laboral, allí estaremos los Zaragocistas con él, como sucedió hace 5 años, como le sucedió al Atlético de Madrid, al Sevilla, al Sporting, a la Real Sociedad, Betis o a cualquier otro grande que por circunstancias se encuentran , o se han encontrado, en una categoría inferior a la que se merecen. Y esa, señores, es la diferencia. Nada que ver con los nuevos "grandes" del fútbol español. Cuántos socios tenía el Villareal hace 15 años? y el Getafe hace 10? De éste último... ¿Cuántos de los que lloraban amargamente el día que el Bayern los puso en su sitio en la UEFA estaban en la cibeles un mesecito más tarde celebrando la liga del Madrid?


El fútbol mueve masas, tiene un seguimiento que trasciende muchísimo. Eso no lo voy a descubrir ahora. Pero mi conclusión con respecto a la grandeza o no de los equipos más importantes es que se mide precisamente por su masa social, su impacto en su lugar de origen, su identificación con su pueblo, el arraigo, la historia. Cuando un equipo como el Betis (por ejemplo) no ha ganado casi nada en su vida pero arrastra la pasión que ejercen sus seguidores, vaya donde vaya, esté donde este, no es comparable con todas las "gestas", y resto de patochadas que han hablado últimamente, que ha conseguido el Getafe (y con todos mis respetos para el Getafe!!!).


Es fácil hacerse de un equipo cuando gana, por eso todos los "desarraigados" futbolísticos son del Madrid o del Barcelona. Es de entender que un tío que vive en Aluche sea del Realísimo... pero qué cojones pinta un señor de Huesca siendo del Madrid? o un elemento de Teruel siendo del Barcelona? Más grave todavía, que uno de Zaragoza sea de uno de esos dos!.


Está claro que cada uno ha de ser de lo que quiera, de lo que diga su corazón, y más cuando se trata de fútbol. Pero a la hora de identificarte, cuando eres del equipo de tu tierra, pasando de mediatismos merengones o culés, te sientes parte de algo. Ves a tu equipo y ves jugar a tu tierra, a tu sangre, a tu día a día. ese equipo lleva el nombre de tu cuidad, o de tu pueblo y llevas toda la vida con él en mente... y lo llevarás. Y eso, queridos amigos, jamás lo sentirá un merengón de Zaragoza, ni un culé de Vigo, aunque el Madrid gane 30 copas de Europa y el Barcelona otras tantas, ni el fervoroso hincha del Villarreal que hace 15 años ni sabía que había equipo en el pueblo y pasaba del fútbol.

No hay comentarios: