jueves, 17 de abril de 2008

CUESTIÓN DE IMAGEN


Todo el mundo se está dando cuenta de lo mucho que ha dado para hablar el nombramiento de Carmen Chacón como ministra de defensa y lo de la mayoría de mujeres ministras. A priori, nada que objetar por mi parte. Se supone que son gente preparada y que sabrán cumplir con su cargo, independientemente de su género. Es indudable que ser hombre o mujer no condiciona la capacidad de una persona para desarrollar unas funciones. Insisto, hasta ahí todo normal.


Sí que me hace pensar, y por lo tanto dudar, es el temor por mi parte, más que fundado dadas las circunstancias que impone la sociedad, de que todos estos nombramientos femeninos se hayan hecho por cuestión estética o de imagen. En la anterior legislatura se creó la ley de paridad y eso implica distribución de cargos mitad y mitad por sexos. Es decir, independientemente de la valía del indivíduo sea hombre o mujer, el pastel se tiene que repartir. Quiero entender que si hubiera 16 mujeres muy muy aptas para 16 cargos, habría que meter a 8 tíos por cojones (en el mejor sentido de la palabra) y 8 de esas 16 tías se quedarían fuera.... y viceversa. Bueno, es lo que hay. No me voy a meter tampoco. Voy al meollo: ¿esto sucede en nuestro país? ¿Una mujer de 37 tacos, embarazada, qué oportunidades reales tiene en la vida diaria? ¿Es representativa esa imagen de igualdad que hay en la cúpula con la verdaderamente real y diaria? A mi entender no. Esa mujer normalmente tiene que luchar por mantener su puesto de trabajo (si lo tiene). Tiene que hacer un encaje de bolillos indescifrable para llegar a fin de mes, ya que ha tenido que reducir su jornada y el sueldo de su pareja es el que es. Lo del tiempo disponible para criar al retoño, eso es otro cantar, ahí aparecen los abuelos dado el coste indecente de las guarderías. Y etc., etc...


Pues no, no señores, no señoras. Para nada el mundo real funciona como la imagen política que se quiere dar. Considero que la imagen de un pais, empezando por sus políticos, ha de ser adecuada con la real de la vida diaria de su pueblo, y en esa vida no hay mitad y mitad de tios y tias por puesto. Una mujer embarazada de clase normal lo suele tener bastante chungo para sacar adelante al churrumbel y normalmente desiste de repetir y traer otro bebé al mundo.


Para terminar, si yo fuera un potencial invasor de España y vista su ministra de defensa, atacaba pero ya! Luego, a lo mejor me daba sopas con onda el poderoso ejército español e iniciaba la retirada. Pero de momento... al ataque! Cuestión de imagen...

1 comentario:

Mr. TAS dijo...

pues sinceramente, no creo que tenga nada que ver el sexo del ministro de defensa para especular sobre la capacidad militar o conveniencia de atacar a ese país. nadie diría que Francia es manca y ahí ha tenido ministra de defensa sin ningún complejo.
además que a la hora de la verdad, es el estado ayor del ejercito y elpresidente los que toman las decisiones importantes.

un saludo