viernes, 29 de febrero de 2008

EL GRAN FREDDIE

Creo que es necesario en esta vida admirar a alguien, aunque no por ello estemos obligados a imitarle ni a seguir sus pasos. En mi caso, e inaugurando estos pequeños homenajes a todos aquellos a quienes he admirado y admiro, si hubiera intentado imitar a Freddie Mercury el fracaso y la frustración hubieran sido estrepitosos. Para eso del arte cualquier poste de teléfonos tiene más gracia que yo. Consciente de ello, me he limitado solamente a disfrutar de todo aquello que creó.
En mi más profunda adolescencia, con todos los vaivenes y vivencias que uno sobrelleva, siempre había de fondo una canción de Queen. Para mi era sobrecogedor ver una y otra vez los dos únicos documentos audiovisuales que obraban en mi poder: el concierto de Wembley de 1986 (grabado de la tele) y el Live in Rio '85 (sufragado mediante pataleo para obtener las más de 2000 pelas que costaba), ambos en VHS. Han pasado 20 añazos ( y alguno más) y el cariño que mantengo a esos cuatro tipos que formaban la banda (Brian May, Roger Taylor, John Deacon y Freddie) se mantiene intacto. No soy un fanático, ni pego chillidos... no! Nada de eso. Mi manera de entender ese cariño es con el agradecimiento por todos esos años de buenas vibraciones, por hacerme sentirme único cuando era el único que escuchaba el Bohemian Rhapsody mientras el resto no pasaba de los Hombres G.
... Y como punta del iceberg, allí estaba Freddie!! La estrella del Rock por excelencia. Las cuerdas vocales imposibles de imitar. La energía, el espectáculo, el arte. El que asumía perfectamente el rol de "frontman" perfectamente respaldado por sus compañeros. Magia.
Pocas veces el mundo se pone de acuerdo en algo. Todos estamos de acuerdo en reconocer esa arrasadora personalidad, muchísima gente tiene discos de la banda y el universo ha colocado a Queen donde se merece.
Gracias Freddie, tus melodías, tu arte, me han acompañado a lo largo de mi vida. Vaya fiestorros que te tienes que montar allá arriba con el Hendrix, el Bon Scott, el Elvis, el Lennon y el resto de la cuadrilla celestial. Eres irrepetible.
Gracias también a vosotros, queridos John, Brian y Roger. Sin vosotros la estrella no hubiera brillado como lo hizo.

No hay comentarios: